¿Es Posible Pasar De Las Diarreas A Las Enfermedades Cerebrales?

Asimismo, el Dr. López-Cerero expone que debido a la mala práctica de higiene de las manos “las infecciones abdominales como diarreas pueden ser transmitidas por Shigella “o” Campylobacter “, las infecciones respiratorias como la gripe,

Las infecciones de la piel como “Staphylococcus aureus” purulencias e infecciones que pueden afectar al cerebro como las infecciones por enterovirus. “Debemos tener en cuenta que además se pueden contagiar otros tipos de microorganismos que, no obstante, que no afectan a personas sanas en condiciones normales, pueden ocasionar enfermedades a las personas inmunodeprimidas o internadas en un hospital y sometidas a un procedimiento médico agresivo. En este último tipo de bacterias, como “Klebsiella” o “Acinetobacter”, comúnmente producen infecciones en pacientes hospitalizados, principalmente en unidades de cuidados intensivos, agregó.

Por otro lado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado la campaña “Salvar Vidas: Manos Limpias” para los que laboran prestando servicios de salud. “La higiene de las manos es la base esencial de todas las intervenciones, ya sea al implantar un dispositivo médico invasivo, tratar una herida quirúrgica o al hacer una inyección”, dice el ente. En tal sentido, recordar siempre que la higiene de las manos en el cuidado de la salud ha salvado millones de vidas en la actualidad.

La OMS revela que los profesionales de la salud deben lavarse las manos antes de tocar al paciente, antes de hacer una tarea limpia o aséptica, seguidamente después de un riesgo de exposición a los líquidos del cuerpo, posteriormente de retirar los guantes y además seguidamente de tocar al paciente. O cuando es interrumpida. De la misma forma, en nuestro día a día se debe tener cuidado de lavarnos las manos al hacer ciertas tareas.

El doctor López-Cerero asevera que debemos lavarnos las manos “al menos o sobretodo en situaciones como: antes y después de preparar los alimentos, previamente antes de comer, posteriormente de ir al baño, en seguida de cambiar los pañales del niño o de limpiarlo si ha ido al baño,  seguidamente de soplar la nariz, toser o estornudar, luego de tocar animales, sus alimentos o sus excrementos y especialmente después de tocar la basura”. El microbiólogo manifiesta que el lavado de manos involucra cinco sencillos pasos: mojar, jabonarse, friccionar, enjuagarse y secar bien. Asimismo, enseña que se puede usar agua fría, caliente o templada porque la temperatura del agua no implica la eficiencia del lavado de manos.

Necesariamente para asear las manos: “Si no cuenta con agua o jabón en ese instante, puede usar un desinfectante para manos con propiedades de alcohol que puede contener al menos un 60% de alcohol”, indica. Pero, que los desinfectantes que contienen el alcohol no son tan eficaces, principalmente si las manos están sucias o grasosas. “El alcohol no puede eliminar algunos de los microorganismos y, más por el contrario, el agua y el jabón lo hace”, señala.