¿Mis manos están llenos de microbios?

Con esta practica simple y cotidiana como higienizar las manos con agua y jabón consigue salvaguardar vidas, ya que esta acción previene un gran número de enfermedades.

Tareas habituales como el intercambio de dinero entre, billetes y monedas cuando hacemos de compras, acariciando a su mascota, empuñando los pasamanos, entre muchos otros, son situaciones en que nuestras manos entren en contacto con un buena cantidad de microorganismos.

Según Lorena López Cerero, microbióloga y portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), indica que el número de bacterias que pueden identificarse en la mano puede depositar diferentes microorganismos como virus, bacterias, parásitos y hongos Oscila entre 104 y 109. La especialista  explica que las unidades utilizadas para medir las bacterias son unidades formadoras de colonias por mililitro (CFU / ml).

“Las manos constantemente están en contacto con múltiples personas y objetos, asimismo con gérmenes que pueden ser dañinos para nuestra salud.  Si una persona no se lava las manos con agua y jabón, es muy probable que se transmita numerosos  parásitos, bacterias, virus, constantemente por contacto con otra persona. Así, lo señalaron los expertos del Ministerio de Salud de la República Argentina.

Además, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) enfatizan que en la mayoría de las circunstancias, higienizar las manos con agua y jabón es la principal manera de disminuir la cantidad de microbios en nuestras manos.

“Tener las manos limpias es uno de los pasos principales que podemos optar para evitar enfermedades y transmitir a otras personas microbios, como otras bacterias.

Cabe resaltar que las enfermedades y otros agentes virales, se propagan principalmente por no mantener el hábito de higiene de lavarse las manos con agua corriente limpia y jabón “, enfatizó esta entidad de salud.

Por tanto, se recomienda a los padres de familia de sensibilizar y concientizar  a los niños que practiquen la higiene, principalmente en el lavado de las manos, antes y después de utilizar los servicios higiénicos, antes de tomar los alimentos. Estos  hábitos ayudarán a prevenir enfermedades.