Remedios Caseros Para el Dolor de Garganta

Remedios Caseros Para el Dolor de Garganta

Remedios-caseros-para-el-dolor-de-garganta
Remedios-caseros-para-el-dolor-de-garganta

Remedios Caseros Para el Dolor de Garganta:La garganta inflamada es un problema corriente, pero que genera muy incómodo. El dolor de garganta es uno de los síntomas más comunes y puede ocurrir en adultos o niños. Cuando la persona aparece con la garganta inflamada, lo que no faltan son consejos de remedios caseros que pueden mejorar el problema más rápido.

Es importante resaltar la diferencia entre la garganta inflamada causada por infecciones virales o bacterianas. Esto es porque los remedios caseros sólo se indican en casos de infecciones virales en la propuesta de aliviar y tratar los síntomas presentados. Para saber diferenciar y entender sus peculiaridades, echa un vistazo a nuestro completo contenido sobre dolor de garganta.

En el caso de la enfermedad viral, es importante no usar antibióticos para tratarlos, ya que eliminan sólo las bacterias, no los virus. Algunos tratamientos naturales se utilizan para el dolor de garganta. Por eso, separamos algunos remedios caseros que pueden ayudarte a aliviar y tratar los síntomas:

Gárgaras con agua tibia y sal.

El agua tibia puede ayudar a reducir los síntomas de dolor de garganta inflamada, que ya es un punto positivo para la gárgaras. “Cuando se hace con sal y vinagre, la gargarejo trae un cambio en el pH, que puede favorecer el cuadro”, explica Gorinchteyn. “Este tratamiento, sin embargo, no debe ser hecho solo, pues no actuará tan rápido como los medicamentos alopáticos, pudiendo llevar el empeoramiento del cuadro, dependiendo de la causa”, finaliza el especialista.

Ingredientes.

120 ml de agua tibia.

1 pizca de sal.

Modo de preparo.

Mezclar los ingredientes en un vaso y hacer gárgaras varias veces al día.

Miel caliente con el limón.
La miel tiene acción microbiana, por lo que realmente ayuda a aliviar el dolor. Pero esta acción es sólo momentánea, no curando la garganta inflamada en sí.

De esta forma, su uso debe ser considerado con cautela, ya que como nos recuerda Gorinchteyn, él nunca reducirá la inflamación como un medicamento alopático.

El limón, es un anti-inflamatorio natural y por poseer vitamina C, fortalece el sistema inmunológico, y puede combatir el síntoma de cansancio y fatiga.

Usted puede aprovechar las propiedades de la miel y el limón para reducir los síntomas de la garganta inflamada, pero no deje de tomar la medicación indicada por su médico.

Ingredientes.
1 cucharada de miel.

1/2 taza de agua caliente.

1 rebanada de limón.

Modo de preparo.

Coloque la cuchara con la miel en una taza, a continuación, vierta el agua caliente, cerciorándose de que la miel salga todo de la cuchara. Esprima el limón y añada en la taza. Mezclar bien y colocar en el microondas durante aproximadamente un minuto.

El propóleos.
Es uno de los elementos más indicados cuando el problema es la garganta inflamada. Pero a pesar de ser un aliado de la mejora de los síntomas, principalmente el dolor en la garganta, no trata el problema solo. “Hay alimentos que hasta consiguen reducir la inflamación, pero nunca de forma tan rápida y eficaz ,como los medicamentos alopáticos”, advierte Jean Gorinchteyn, especialista del Hospital São Camilo, en Sao Paulo.

Además, si usted está tomando medicamentos, y consigue una mejora de los síntomas con el propóle, esto no significa que el problema está resuelto. Incluso, considerar esto es dejar de tomar la medicación puede empeorar el cuadro.

El propóle puede venir en diversas presentaciones y concentraciones: extracto, tintura y polvo. Se puede encontrar en forma de spray bucal, pastillas, balas, suspensión, jarabes, cápsulas y gotas. El propóleos también puede ser manipulado en forma de cremas, pomadas y lociones, además de ser añadido a diversos productos cosméticos. En general, la indicación para mantener la inmunidad al día es de 30 a 40 gotas disueltas, en un poco de agua ó miel. Para otras indicaciones es importante oír la recomendación médica. Puede ser tomado por todas las personas, sin exagerar en la dosis. La única contraindicación es alergia al producto.

El jengibre.
El jengibre es un alimento muy citado, por ser un potente anti-inflamatorio. Sólo una vez más, su eficacia sólo está garantizada contra los síntomas, no hay nada que demuestre que trata el problema. “La bala de jengibre, incluso, estimula la salivación, lubricando las cuerdas vocales y mejorando la condición del lugar donde la agresión está ocurriendo”, dice la infectologista Valéria Paes, del laboratorio Pasteur, en São Paulo.

El jengibre puede ser consumido crudo, en conserva, como té de jengibre o como aceite. También se utiliza en alimentos y bebidas como agente aromatizante.

Té: la infusión de trozos frescos de jengibre se utiliza en el tratamiento de gripes, tos y resfriados. Además de ser un relajante eficaz, hidrata el cuerpo y ayuda a eliminar las toxinas, pudiendo ayudar también en el adelgazamiento, debido a su acción termogénica. La preparación consiste en dejar raíces, cáscaras o tallos de salsa durante unos 30 minutos y, después de ese período, añadir agua y llevar el jengibre al fuego por más de 30 minutos
En la olla: el jengibre puede ser utilizado en la preparación de platos dulces y salados de la culinaria. Puede ser encontrado deshidratado, fresco, en conserva o cristalizado. Cuida para no sustituir una forma por la otra en las recetas, pues sus sabores son distintos
Jugos: tiene acción anti-inflamatoria, favoreciendo la eliminación de toxinas del organismo. El jugo genera más disposición para el cuerpo. Para ser más sabroso, batir en la licuadora con piña, menta o raspas de la cáscara del limón
Pieza: masticar las astillas de jengibre, así como chupar la bala, ayuda a aliviar la ronquera e irritaciones en la garganta, pero se necesita atención, pues ellas solamente enmascaran el dolor. El jengibre aliviar los síntomas hasta que el cuerpo se encargue de curar la enfermedad o que sea necesaria alguna conducta clínica.

balas.
Las balas, principalmente de menta , también son recursos muy usados ​​para disfrazar los síntomas de la garganta inflamada.

Sin embargo, usar pastillas con anti-inflamatorios puede ser mucho más eficaz, como nos recuerda Ribeiro. Una vez más, lo ideal es investigar la causa de esta inflamación antes de tratar de cuidar de ellas en casa.

Y el recado continúa igual: el alivio de los síntomas no significa mejora de la causa del problema, que necesita ser investigada. Una amigdalitis o faringitis de origen bacteriano puede llevar a serias complicaciones, por lo que lo correcto es buscar un servicio de salud.

Jugo de naranja.
El jugo de naranja es un clásico repositorio diario de vitamina C, así como acerola y otras frutas cítricas. La vitamina C ayuda a la recomposición de la inmunidad de forma general, pero es importante no abusar para evitar problemas de gastritis y reflujo. Además, la naranja también es fuente de potasio, magnesio y betacaroteno, nutrientes con acciones antioxidantes que ayuda en la prevención de otras enfermedades.

Medicamentos indicados para el dolor de garganta.

Un dolor de garganta puede tener varias causas, de modo que el tratamiento varía de acuerdo con el diagnóstico establecido por el médico. Por eso, sólo un especialista capacitado puede decir cuál es el medicamento más indicado para su caso, así como la dosificación correcta y la duración del tratamiento. Los medicamentos más comunes en el tratamiento del dolor de garganta son:

Alivium.
azitromicina.
Benalet.
Cataflam.
Coristina D.
Diclofenaco Colestiramina.
Diclofenaco Potásico.
Diclofenaco Resinato.
dipirona.
Fenaflan D.
Flanax 550mg.
Flogoral.
Ibupril (gotas).
ibuprofeno.
nimesulida.
Naldecon Día.
Naldecon Noche.
Nisulid.
Paratram.
El paracetamol.
Siga siempre las instrucciones de su médico y NUNCA se automedique. No interrumpa el uso del medicamento sin consultar a un médico antes y, si lo toma más de una vez o en cantidades mucho mayores que la prescrita, siga las instrucciones en el prospecto.

Busque ayuda médica
El médico debe ser buscado, cuando el dolor de garganta presenta síntomas incómodos, como pus y dificultad para tragar, tomar agua o incluso deglutir la propia saliva. “Síntomas como fiebre y malestar también justifican buscar a un médico”, subraya el infectólogo Jean.

¿Cómo evitar el dolor de garganta?
De acuerdo con el otorrinolaringólogo Eduardo Amaro Bogaz, es posible evitar el dolor de garganta con medidas generales y hábitos saludables, como:

Alimentarse de forma balanceada y sin dietas muy restrictivas, consumiendo bastante frutas, verduras y verduras
No fumar.
No beber.
Dormir bien al menos ocho horas diarias con regularidad.
Evitar el estrés.
Practicar actividad física regularmente.

FUENTE

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *